5/4/12

Partnering with the Media in Challenging Times


Tourism authorities and representatives of the international media gathered in Marsa Alam last week for the 2nd UNWTO International Conference on Tourism and the Media, organized by Egypt’s Ministry of Tourism and the United Nations World Tourism Organization.

During the first session participants were able to attend a round-table seminar that discussed the media responsibility beyond communicating political, financial and social changes in these particularly difficult times. The conference was broadcast live viastreaming, as well as featuring in social media under the tag #TourismMedia

The way information is presented by the media can have a big impact on people’s perspectives of nations such as Egypt - whose case in not dissimilar to Spain’s in some aspects. For the last year Egypt has been firmly put on the map thanks to revolution which led to the removal of President HosniMubarak, and the subsequent tensions that have continued to exist. The reporting of these events caused a strong impact on tourism, and therefore, affected the national GDP of the country, as potential visitors were put off by the perceived unsafety.

When prospective travelers believe a country to be unsafe due to news reports they have read, watched, or listened to, they stop visiting. Sometimes perceptions and reality regarding safety and security are not accurate. For example; palm trees are perceived to be harmless, while sharks are feared by many and believed to be dangerous. In reality, falling coconuts cause an average of 150 human deaths every year, 30 times the number of deaths caused by shark attacks. 

Marsa Alam, Egypt
In his opening speech at the conference, Mounir Fakhry Abdel-Nour, Egypt’s tourism minister, said: “What drives tourism is the perception the traveler has of a destination. Fair reporting of both the negative and the positive will play a vital role in the recovery of Egyptian tourism.” Sources need to be honest, balancing both good and bad facts, instead of highlighting just one side. Journalists should be given access to complete information, since negative aspects won’t necessarily overshadow the stories, but will make them more credible.

Participants at the conference looked at how the media could support tourism in these difficult times and urged the press to focus on how the tourism industry contributes to development. Key facts to consider for example are that 1 in every 12 jobs in the world is connected to tourism, and one billion tourists will travel abroad in 2012. 

“Tourism has become a truly global socio-economic phenomenon which is not yet fully reflected in the media.” Said Taleb Rifai, UNWTO Secretary-General. He added: “We believe that to maximize the potential of tourism as a true driver of development and wellbeing for all we need to bring tourism administrations, the private sector and the media closer together.”

Taleb Rifai, UNWTO Secretary-General, closing the Conference
Some of the key points to emerge from the conference were the need for tourism authorities and the media to communicate effectively in tough times. This includes graphical storytelling, planning the appropriate social media strategies, and establishing crisis communication protocols. In order for international media companies to give their audience a balanced view of events, they should reflect the local population’s stories and testimonies, and provide greater coverage of personal cases and day-to-day close ups.
Tourism - with special focus on sustainability and responsibility - is now one of the most promising and viable options for global and local development, the participants concluded.  The media is responsible for raising awareness of the importance of this industry as a vital service sector, contributing to the economy and employment in developed and developing countries. 

As an outcome, tourism authorities and the global media were encouraged to learn more about one another, and to work together more closely in the future.

4/18/12

NYC on my mind

The more I travel, across the gravel,
The more I sail the sea.
The more I feel convinced to the fact,
New York's the town for me.
That crazy skyline
Is right in my line,
And when I'm far away,
I'm able to bear it for several hours
Then I brake down and say.

Take me back to Manhattan,
Take me back to New York.
I'm just longing to see once more
My little home on the hundredth floor!
Can you wonder I'm gloomy?
Can you smile when I frown?
I miss the east side, the west side,
the north side, and the south side.
So take me back to Manhattan,
That dear old dirty town!

3/19/12

What is facebook for?

I came across this particular grey guy, and... he has a point here!

Coming to my mind when I hear in Spanish: "eres más falso que un amigo de facebook"
What facebook groups do you use?
Cheers my friends! ;-)

9/9/11

10 años después del 11 de Septiembre

Hace 3 años abrí este blog por muchos motivos, entre otros, hablar y compartir la experiencia, la huella imborrable que nos dejó vivir el 11 S.
Hoy, que el 11 de Septiembre vuelve a estar en los medios porque se "celebra" ya su décimo aniversario, os quiero dejar aquí mi testimonio, en español, tal cual lo escribí esa semana, tal cual yo lo viví, sin retocar ni una sóla palabra. Aquí tenéis un fragmento de mi vida, las líneas exactas que, en unos días que nos marcaron a todos, transmití a mi padre por email desde Manhattan:

«Ha sido, y esta siendo horrible.
A las 9:15 del martes 11 de Septiembre, a punto de salir hacia clase, una locutora chillaba en la radio: "Que todos los habitantes de Nueva York abandonen la ciudad, nos están atacando!!! otro avión!!!, hay un segundo avion!!!"...

"Mira tú, aquí también hay una versión americana de Gomaespuma" -pensé-, ya que todo estaba tranquilo a mi alrededor, y ni por un momento creí que fuera cierto. Pero el "sketch" era demasiado largo, demasiados gritos, y por alguna razón, no se oían risas de fondo. Recordé "La guerra de los mundos", y pensé que se trataba de una radionovela. Intranquila, bajé a la calle justo contándole a mi compañera de habitación lo que había oído en la radio mientras acabábamos de arreglarnos para salir. Dudaba que fuera algo serio, pero la idea de que se tratase de ficción se desvaneció al ver a una mujer llamar por teléfono a su marido, que trabajaba en el World Trade Center, y decirle: ¿Estás bien? ¿Seguro? Te quiero mucho... ¡Ven! Colgó y señaló hacia Downtown (yo también vivo en Manhattan, solo que un poquito más al Norte, en lo que se llama Uptown... ¡menos mal!). Miré hacia allí: HUMO, mucho humo, eso era todo lo que se veía.
Corriendo hacia un teléfono, a llamar a mi familia: España directo... su llamada será atendida por operadora:
-Oiga, ¿desde dónde llama?
-Desde Nueva York
-¿Qué esta pasando alli? ¿Es verdad lo que dicen las noticias?
-Sí, es cierto
-¿Y qué pasa?
-Oiga, me puede poner con el número q le digo, por favor????
Hola, ESTOY BIEN, decidlo a toda la familia.

Corriendo la universidad, a Internet 30 emails de gente preguntando. Dentro, las clases seguían, la gente sin inmutarse hacía sus tareas...
Abro la web de la CNN, la de Terra, todas las que puedo, y empiezo a imprimir cosas sin parar para que todos vean lo que pasa... pego una hoja en la pizarra que dice: SE HAN CAIDO LAS TORRES GEMELAS. Imprimo fotos. La gente sigue haciendo sus deberes, yo flipo.
Bajo al primer piso, donde hay una tele. Otro avión en el Pentágono. Y otro en Pittsbourgh. No se qué dicen que pasa en los aeropuertos de Boston y de Los Angeles. Estoy poniéndome muuuuy nerviosa.
De nuevo a Internet, y de vuelta a la tele... la gente "tranquila". Algunos sólo se preocupan de que si van a cortar el metro no pueden volver a sus casas, y les jode... Aaaaaaaaaaaaaah!, esta gente no se entera!!!
TV, Internet, TV...
Ale, por fin dicen que a las 13h. se suspenden las clases. Me voy a casa.
En la calle, por todas las Avenidas (subo por la 4ª) viene una avalancha de gente andando hacia el Norte, con los móviles en la mano, carteras, cámaras... las tiendas van cerrando al paso de la marabunta de gente. Las paredes están cubiertas de cientos de fotocopias q dicen "Give Blood", y dan una dirección. Se trata de un centro de salud en la 3ª Avenida. Vamos a ver. La cola de donantes se extiende como 1/2 kilómetro. Abierto 24horas, toda la semana... volveremos más tarde. La avalancha de gente sigue subiendo hacia el Norte, yo también, hacia mi residencia, que es un edificio judío. El lío que hay allí montado es increíble. No he estado fuera ni 4 horas y parece otro lugar completamente diferente. Policía por todo. Hay una sala de TV abajo, que está atestada de gente, con la mirada fija en la pantalla y la boca abierta. Yo afuera sólo veo la nube de humo y la enorme cantidad de gente caminando sin rumbo -porque el transporte público no funciona-, las tiendas cerrando, el pánico cundiendo alrededor de mi edificio en la calle 92.
Las líneas de teléfono no dan abasto. La mayoría de teléfonos no pueden usarse más que para llamar al 911 (como el 091). Nada, imposible volver a contactar con mi familia de momento.
Gente haciendo maletas, "yo me voy", dicen. Los Consulados, las Embajadas... todo abarrotado, alerta.
CAOS
Se habla de la III Guerra Mundial, ¿y ahora qué?
A aguantar aquí, a ser valiente, a no tener demasiado miedo.
Calma.
Por la noche, a dormir con el chándal puesto y un bolso con el pasaporte, algo de dinero y una chaqueta a los pies de la cama. La radio encendida. La cabeza, pidiendo a gritos una aspirina.
Día siguiente. El silencio invadiendo la "ciudad q nunca duerme". Los teléfonos aún saturados. Poco que hacer. Se piden voluntarios para ayudar Downtown, pero si no puedes ir a excavar o a curar a la gente herida, mejor quédate en casa y no molestes a los servicios de rescate. La gente tensa, cansada. Alerta máxima.
El humo se ha metido en la habitación. Apesta. Llega el olor a 2kms de distancia.
Aunque parece que esta noche sí podremos dormir... Pues NO.
23h, a punto de acostarnos:
-¡Bajad a la tele!
-¿Qué pasa?
El Empire State Building acaba de ser desalojado, y también la Estación Penn. Eso esta en Midtown, en la calle 34. Más cerca.
Nervios de nuevo. Chándal, bolsa preparada... pero ya no podemos más. Basta de radio.

Nos juntamos varios y ponemos música: Bob Dylan, Sabina... algunos estudiantes extranjeros cantan sus canciones, los himnos de sus países... nos vamos relajando.
Hoy todo parece ir volviendo poco a poco a la calma.
Pero el camino a la universidad no ha sido como todos los días.
No. Hoy la gente no habla de nada más. Casi no habla de nada, todos sabemos lo que el de al lado tiene en su mente ahora mismo. Todos hemos vivido estos sentimientos: tristeza, impotencia, preocupación, dolor por la injusticia, rabia...
El silencio sigue pesando sobre las calles, mucho. Sobre los pasillos también.
He llegado a clase y el profesor no va a dar la lección correspondiente de hoy. "Hoy" está fuera de lugar. El hombre sigue en estado de shock, triste, pregunta por los alumnos que faltan, no sabemos dónde están varios de nuestros compañeros. Nuestra mente sigue en parte anclada en la mañana del martes, y por otra parte pensando dónde vamos a pasar la próxima semana, cuándo volverá todo a ser "normal", si es que eso sucede alguna vez.
»